Connect with us

ENTRETENIMIENTO

Hernán Orjuela reveló porque se fue a vivir a Miami

Published

en

Migrar nunca ha sido una decisión fácil, pues dejar atrás el país en el que se ha vivido y en el que se tiene todo implica, en la mayoría de casos, la búsqueda de nuevas y mejores oportunidades. Hernán Orjuela Buenaventura es un reconocido comunicador y presentador colombiano.

Recordado por varias generaciones de colombianos que lo vieron en diferentes programas de la televisión nacional, pero desde hace cinco años vive en Miami, Estados Unidos, donde sigue trabajando en lo que le apasiona y sigue pensando en su país y sus connacionales.

Es precisamente por esto que, esta semana, Orjuela recibirá la medalla de “Embajador de los Colombianos en el Exterior” por parte del Congreso de la República, un reconocimiento que se da como parte de la celebración del Día Nacional del Colombiano Migrante, que fue el pasado 10 de octubre, establecido por la ley 1999 de 2019 de autoría del congresista de los colombianos en el exterior Juan David Vélez, quien entregará la medalla al presentador en un evento virtual este martes y, de manera presencial, el próximo jueves en el consulado de Miami.

Por este motivo, Hernán Orjuela Buenaventura habló con Infobae Colombia sobre el significado de recibir este reconocimiento y sobre lo que ha vivido durante los últimos cinco años fuera del país, pues no todo ha sido fácil.

Por recibir esta medalla, el presentador bogotano señaló que “lo más importante es ver los frutos de un trabajo que he hecho desde que llegué a los Estados Unidos, ahora en agosto cumplí 5 años de venirme para este país que nos acogió a mi familia y a mi de manera muy generosa, pero siempre en mi cabeza estuvo el propósito de que yo debía seguir haciendo pare por mis compatriotas y mi país”.

Agregó que la oportunidad de estar conectado con Colombia no se le ha negado en los Estados Unidos, pues sigue trabajando con un canal privado del país, en su cadena internacional, y también ha logrado ser parte de “la Junta Directiva de Cámara Colomboamericana, que es una de las Cámara de comercio más prestigiosa de los Estados Unidos, lleva 45 años, y tener mucho contacto con el Consulado, hacemos varias actividades”.

¿Por qué dejar el país? Fue la pregunta que sus hijos le hicieron hace cinco años cuando les comunicó la decisión; sin emabrgo, él no sabía muy bien cómo responder, pues se fue para los Estados Unidos con una visa de talento extraordinario, pero sin ninguna oferta laboral allá. “Ellos, de casi de 20 años y el otro casi de 17 años, no entendían por qué razón su papá, que tenía en Colombia casa, carro y beca, como dicen popularmente, toma una decisión de esta naturaleza. 

Tomé la decisión, básicamente, porque en mi vida siempre ha existido algo que se llama el efecto de renovación, consideraba que a mi edad y sobre todo por el futuro de mis hijos, era muy importante darles una oportunidad siempre y cuando las cosas fueran de manera legal y que no sacrificara ni tiempos, espacios o economía porque no podía poner en riesgo mi familia; se dieron las cosas y lo hice paulatinamente al comienzo”.

Las dificultades que enfrentó Hernán Orjuela al migrar a Estados Unidos

Pero vivió dificultades, Orjuela reconoce que los dos primeros años fueron complicados y que empezó a trabajar en un programa de radio de una emisora cristiana de Palm Beach y que en el trabajo que tuvo durante los dos primeros meses no le pagaron. Pero a pesar de esas dificultades, que otros migrantes viven de diferentes maneras, el comunicador bogotano resalta que “a los migrantes en Estados Unidos les va como a cualquier persona que quiere hacer o que no quiere hacer. Si tú haces, si trabajas, si eres disciplinado, si te enfocas y te arriesgas, como lo hice yo, como muchos hoy en día aquí son migrantes colombianos excelentes en todo aspecto”.

A lo largo de los primeros meses, el bogotano se había mantenido con su trabajo en Bogotá, donde seguía vinculado a la dirección del Teatro Astor Plaza, pero estos pesos colombianos no eran suficientes para mantenerse en un país manejado por los dólares. “Entregué el teatro y, afortunadamente, fue en un buen momento porque me dediqué a hacer inmersión completa.

Encontré la oportunidad cuando Nuestra Tele Internacional se dio cuenta que yo estaba acá en Miami y me ofrecieron la oportunidad de hacer un programa de opinión, que tengo actualmente y se llama ‘Entrevistas con Hernán’ y un programa diario que se llama ‘Trendiando’, ahí logré una conexión fantástica con mi país”.

Lo que más extraña Hernán Orjuela de Colombia

Otra de las dificultades fue encontrarse con un estilo de vida diferente al que tenía en Colombia. “Aquí uno si uno no hace las cosas por uno mismo difícilmente va a poder progresar … Aquí yo aprendí a tender la cama, aprendí a lavar la ropa, a lavar mis interiores, a lavar la loza de la cocina, a sacar la basura. Cosas que yo anteriormente nunca hacía”, señaló el presentador bogotano agregando que ha llegado a diferentes acuerdos con su esposa en cuanto a las labores del hogar.

La pandemia, al igual que a muchos colombianos en el exterior, alejó a Orjuela de Colombia, pues a su natal Bogotá no viene hace tres años, pero espera regresar este fin de año. Sin embargo, en los Estados Unidos suele encontrarse con colombianos, a quienes califica como “personas de nostalgia”, pues lo recuerdan de diferentes programas nacionales.

Con sus actuales programas y, de la mano del consulado y la Cámara Colombamericana, el presentador suele reencontrarse con sus connacionales en eventos que celebran la colombianidad, los cuales se dan normalmente en julio. Pero estos encuentros también lo hacen recordar lo que más extraña de su país: la comida y la amabilidad de las personas.

Otras cosas que recibe con tristeza son las noticias del país, aunque es comunicador y señaló que es muy importante hacer un buen filtro de toda la información que recibe, el presentador reflejó que lo que ve desde Miami “duele mucho … porque finalmente tienes a tu familia, tu entorno y tus amigos en un país que siempre quieres que esté bien. Me duele que esa polarización se ha visto reflejada en otras zonas, como es el caso de Miami, donde independientemente de las diferencias de criterio político hay diferencias entre las personas por una situación que el país está viviendo”.

Afortunadamente, Hernán Orjuela no se contagió de covid-19, aunque no sabe cómo lo evitó, pues su esposa y compañeros de trabajo estuvieron bastante enfermos. “Me han hecho como 200 pruebas PCR, pero me he cuidado mucho y me sigo cuidando, la pandemia aquí es de mucha autorresponsabilidad”.

Finalmente, anticipó a este medio algunos de los trabajos y proyectos en los que está trabajando actualmente, va a distar unos diplomados asociados a Comunicaciones y negociaciones asertivas junto a una universidad de la Florida los cuales van a ser virtuales.

Además, un proyecto que lo emociona mucho es Colombiansun grupo de más de 80 colombianos ligados al entretenimiento y la cultura que están viviendo en Florida, “están Ana María Estupiñán, Carmen Villalobos, Eileen Roca, Catalina Robayo, Ismael Triviño; todos del gremio solo en Miami y el sur de la Florida. Logré reunirlos con un solo propósito: aquí no hablamos de política, ni de religión, aquí hablamos de unirnos para saber las personas qué necesitan de nosotros y nosotros qué necesitamos de ellas”. De hecho, con este grupo lideró la campaña ‘Por los buenos tiempos’ expandiendo un mensaje de esperanza durante el confinamiento.

Aunque extraña Colombia, Orjuela reconoce que no considera regresar a vivir en el país, incluso se negó a importantes ofertas laborales. “Al año de estar acá, me llamaron de un canal de televisión privado en Colombia, que querían ofrecerme un puesto ejecutivo alto en la empresa, pero que tenía que estar en Colombia. Yo les dije, ‘no me hagan ese mal, no es que quiera o no quiera, yo ya me fui para los Estados Unidos, yo ya tomé una decisión y tengo mi familia acá’. Con el dolor del alma porque que te ofrezcan este cargo luego de mi trayectoria es importante, pero todo finalizó bien porque terminé trabajando con ellos”.

Periodista colombiano, estamos viviendo uno de los momentos más extraordinarios en la historia del periodismo. Evolucionamos de un escenario de monopolio, altos beneficios y poca competencia en el formato impreso a un mercado global, digital. Millones de comunicadores compiten ferozmente por la atención del lector.

Continue Reading

Share This

Share this post with your friends!